La investigación federal y colaborativa Territorios y Resistencias fue soñada, creada y realizada por Chicas Poderosas Argentina junto a una gran equipa de más de 35 mujeres y personas LGBTTIQ+ conformado por comunicadoras, periodistas, fotoperiodistas, editoras, diseñadoras gráficas, diseñadoras web y fact-checkers. Nuestro objetivo fue contar historias que visibilicen el impacto de la crisis climática en la vida de mujeres, personas LGBTTQI+ y comunidades indígenas del país.

Trabajamos en cada una de las regiones de Argentina -Patagonia, Centro, Noroeste, Cuyo y Noreste- con reporteras y fotoperiodistas de cada zona que reflejaron, mediante ocho crónicas periodísticas y registros fotográficos, la realidad de poblaciones vulneradas y directamente afectadas por la crisis socioambiental. 

Desde una mirada interseccional, todas estas realidades abordan la problemática de la deforestación y el desmonte, las consecuencias ambientales y socioeconómicas de la bajante histórica del río Paraná, los incendios forestales, la pérdida de la biodiversidad, la sequía, el desabastecimiento de agua debido a la industria minera y la crisis hídrica; y el impacto socioambiental de la producción agrícola-ganadera.

Asimismo, cada relato y cada fotografía reflejan la desigualdad en el acceso a derechos y recursos naturales, la escasa intervención estatal y la lucha incansable de las diferentes comunidades, en especial las indígenas, por mitigar el impacto de la crisis ambiental en sus tierras y sobrevivir.

Territorios y Resistencias se publicó el 26 de enero de 2022, Día Mundial de la Educación Ambiental. Las fotografías y los reportajes fueron realizados en Argentina, entre los meses de octubre y noviembre de 2021. 

Deseamos que esta investigación llegue a todos los rincones del mundo, para poder visibilizar la urgencia de la crisis climática, reforzar la temática en la agenda pública y, sobre todo, incidir en el debate abierto hacia nuevas y necesarias políticas públicas con miras a mitigar los efectos del cambio climático, preservar nuestro ambiente, nuestro territorio y nuestra vida. 

Si sos parte de un medio de comunicación y te interesa difundir las historias, por favor contáctanos a argentina@chicaspoderosas.org con el asunto: Quiero difundir #TerritoriosyResistencias.

Durante los seis meses de trabajo en los que desarrollamos esta investigación federal, como equipa tomamos diferentes decisiones editoriales, así como también decidimos fijar enfoques desde dónde abordar las historias y las diversas problemáticas de la crisis climática. No sólo teniendo en cuenta una postura profesional, sino también una perspectiva crítica y política.

A continuación, haremos un repaso por algunos de los conceptos fundamentales que hemos tenido en cuenta a la hora de redactar las crónicas, seleccionar las fotografías y realizar el sondeo de datos.

¿Por qué hablamos de crisis climática?

Según la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC) -tratado internacional que busca estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias peligrosas de los seres humanos en el sistema climático-, por cambio climático se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima, observada durante períodos de tiempo comparables.

En los últimos años, activistas y organizaciones ambientales han disminuido el uso del término “cambio climático” para reemplazarlo por “crisis climática” o “crisis socioambiental”. Esta elección, a la que desde Chicas Poderosas adherimos, tiene una base científica: la palabra “crisis” fue resaltada en el informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) en 2018 y viene a plantear la situación de urgencia en la que se encuentra el mundo por la acumulación de gases de efecto invernadero, para que se tome conciencia de que las consecuencias del calentamiento global están ocurriendo ahora, y que es hoy cuando se deben tomar medidas para frenarlo.

Justicia climática

La crisis climática no es una problemática únicamente ambiental, sino que es un asunto que se desarrolla bajo una multiplicidad de circunstancias y, por tanto, debe analizarse a partir de una mirada holística. Aunque se trata de un problema común a toda la humanidad, las desigualdades estructurales hacen que las comunidades históricamente marginadas sean también las que sufren las peores consecuencias.

En ese sentido, realizamos esta investigación desde la perspectiva de la justicia climática, por considerar al calentamiento global como un conflicto con componentes éticos, legales y, sobre todo, políticos. Analizamos los sucesos teniendo en cuenta conceptos como igualdad, interseccionalidad, justicia ambiental, derechos colectivos y la responsabilidad histórica por el cambio climático.

Desde este enfoque creemos que la solución es, necesariamente, social. La única manera posible de reducir significativamente los riesgos y los impactos de la crisis climática y de conseguir una salida gradual igualitaria y justa, es teniendo en cuenta los derechos humanos.

Impactos, riesgos y atribuciones a la crisis climática

Cuando hablamos de crisis climática es importante marcar la diferenciación entre los conceptos de "impacto" y "riesgo". Cuando hablamos de "impacto", nos referimos a que sus consecuencias ya están sucediendo, que están evidenciadas, y que por ello podemos medir y cuantificar. Mientras que cuando hablamos de "riesgos", nos referimos a las consecuencias futuras que podría generar.

La disminución de la cantidad y de la calidad del agua, la transmisión de enfermedades a través de vectores como el dengue, la pérdida de biodiversidad, el rendimiento de cultivos que afecten la seguridad alimentaria, son algunos de los riesgos de la crisis climática. Riesgos que, además, tienen consecuencias sociales, como la migración de comunidades que se ven forzadas a moverse, y consecuencias en los sistemas económicos.

En la actualidad, la crisis climática está generando numerosos impactos globales, pero implica riesgos más graves a futuro. Esta separación es fundamental porque de las acciones políticas y sociales de hoy, dependerá que los riesgos sean evitados y disminuidos mañana.

Resulta imprescindible resaltar en este punto, que el proceso de atribución de un fenómeno a la crisis climática no se puede realizar mientras el fenómeno está ocurriendo. Si bien se puede sospechar de una relación posible de causa-efecto, desde la ciencia se trabaja a posteriori, una vez que termina y que puede investigarse como un ciclo completo. A ese posicionamiento se adhiere este trabajo periodístico.

Feminismo interseccional

Nuestras coberturas periodísticas se realizaron desde la perspectiva del feminismo interseccional, porque entendemos las opresiones de género en interrelación con otras relaciones de dominación sistemáticas, como las del colonialismo, el capacitismo, el clasismo y el racismo. La mirada feminista interseccional sitúa estas desigualdades en una perspectiva de lucha que propicia sociedades igualitarias.

¿Por qué LGTTBIQ+?

El término LGTTBIQ+ está formado por las siglas de las palabras “lesbianas”, “gays”, “transgéneros”, “transexuales”, “travestis”, “bisexuales, “intersexuales” y “queer”. Al final se añade el símbolo “+” para incluir a todos aquellos colectivos que no están representados.

Entender que el género es la propia construcción performativa que hacemos de nuestro existir y habitar en el mundo, significa abrir las posibilidades a otras formas de nombrarse. Por eso, consideramos imprescindible la mención de cada una de estas identidades y,  a su vez, dejar la puerta abierta para otras.

Uso de lenguaje inclusivo

El masculino utilizado arbitrariamente como el plural general y el binarismo femenino-masculino, no son suficientes para referirse a todas las identidades en la lengua castellana. El lenguaje inclusivo, que es una modificación lingüística meramente política, contribuye a disminuir esa desigualdad y a dar visibilidad a las diversidades sexuales y de género.

A pesar de que su utilización en el ámbito periodístico genera controversias, elegimos deliberadamente su utilización en aquellas ocasiones en las que era insustituible. Deseamos que esta investigación alcance el máximo de audiencias posible, y que todas las personas puedan sentirse representadas.

Territorios y Resistencias cuenta con el apoyo económico de la Embajada de Estados Unidos en Argentina. Entre sus objetivos fundamentales, la Embajada busca promover y fortalecer el entendimiento mutuo entre los pueblos de Estados Unidos y Argentina, para fomentar la cooperación bilateral entre ambos países a través de actividades sobre distintas temáticas como ciencia y tecnología, medio ambiente, política, economía, comercio, agricultura, educación, cultura e intercambio. 

La Embajada de Estados Unidos en Argentina financia programas que promueven el buen gobierno, el acceso a la información y la transparencia de las instituciones, proyectos que apoyan los derechos humanos, la equidad étnica, racial y de género, el empoderamiento de la mujer, la diversidad y la inclusión social como parte de una sólida sociedad civil y programas relacionados a la libertad de prensa, que promueven el periodismo de investigación y la transparencia y que ayudan a combatir la desinformación.

Chicas Poderosas es una comunidad global que actualmente tiene presencia en 16 países. Su objetivo es promover el cambio, inspirando a mujeres, fomentando su desarrollo en medios de comunicación y creando oportunidades para que todas las voces sean escuchadas.

El capítulo argentino de Chicas Poderosas surgió en 2015 y cuenta con equipas que organizan encuentros, capacitaciones, conversaciones, investigaciones y numerosos proyectos federales. Nuestros objetivos principales son brindar apoyo, generar conocimiento y facilitar el acceso a más oportunidades a periodistas, comunicadoras y profesionales que trabajen en medios de todo el país.

Podés conocer más sobre nuestra comunidad global en chicaspoderosas.org.

Si querés formar parte de nuestra equipa o conocer más sobre la organización, completá este formulario para que nos podamos poner en contacto con vos.

Para estar al tanto de nuestros eventos y programas, recibir recomendaciones y más, suscribite a nuestro newsletter en bit.ly/newsletterpoderoso.

Coordinación
Guadalupe Sánchez Granel
Directora general
María Fernanda (Tuti) Romain
Directora Operativa
Editorial
Jorgelina Hiba
Coordinadora Editorial
Sol Oliver
Editora
Región Patagonia
Tatiana Fernández Santos
Periodista de
Río Negro
Julieta Distasio
Fotoperiodista de
Río Negro
Región Noroeste
Yémina Castellino
Periodista de
Catamarca
Marianela Gamboa
Fotoperiodista de
Catamarca
Marcela Alejandra Arce
Periodista de
Santiago del Estero
Florencia Navarro
Fotoperiodista de
Santiago del Estero
Región Noreste
María Elena (Mer) Romero
Periodista de
Corrientes
Ailin Daniela Gómez
Fotoperiodista de
Chaco
Florencia Luján
Periodista de
Entre Ríos
Julieta Bugacoff
Fotoperiodista de
Buenos Aires
Región Cuyo
Anahí Roca
Periodista de
Mendoza
Janet Pellissa
Fotoperiodista de
Mendoza
Región Centro
Carina Bazzoni
Periodista de
Santa Fe
Celina Mutti Lovera
Fotoperiodista de
Santa Fe
Casandra Sandoval
Periodista de
Córdoba
Lourdes Karen Antonella Sauch
Fotoperiodista de
Córdoba
Comunicación
Laura Charro
Coordinadora de
Comunicación
Majo Corvalán
Community Manager
Impacto
Luisa Guarín García
Analista de
Impacto
Fact-checking
Ana Prieto
Fact-checker
Ana Laura Mitidieri
Fact-checker
Web
Lu Godoy
Diseño gráfico
Daniela Picciotto
Diseño y Desarrollo Web
Sofía Arias Barssamian
Diseño y Desarrollo Web
Capacitadoras
Inés Camilloni
Cambio climático
Arlen Buchara
Crónicas con perspectiva de género
Nicole Martin
Herramientas de investigación periodística
Desiree Ríos
Fotoperiodismo
Periodistas por el Planeta
Consultoras ambientales